Un hombre con hipo continuo resultó tener cáncer

Hipo continuo tumor

Un hombre de 35 años residente en Nueva York acudió en dos ocasiones en un mes al hospital debido a un hipo continuo. Tras varias pruebas, se descubrió que sus problemas derivaban de un tumor.

En su primera visita al hospital, al hombre se le recetó un tranquilizante para tratar de frenar el intenso hipo que sufría, pero no funcionó. A su regreso, el afectado se presentó con un cuadro que presentaba el citado hipo, al que se sumaron vómitos durante cinco días seguidos. También sufría una extraña sensación de hormigueo en el costado izquierdo, lo que llevó a los médicos a realizarle una pequeña prueba para comprobar su capacidad motora, la cual descubrió señales indicadores de algo más preocupante que un simple hipo: se le pidió que, con los ojos cerrados, mantuviera los brazos estirados y las palmas hacia arriba, posición en la que no fue capaz de mantener el equilibrio.

Estas señales llevaron a los doctores a realizarle una tomografía, gracias a la cual se descubrió una masa de tejido de una estructura quística que se extendía desde el cerebelo hasta la séptima vértebra. El hombre fue enviado al quirófano, donde se le extrajo un extraño tumor de crecimiento lento llamado hemangioblastoma que se origina en los vasos sanguíneos del cerebro y la médula espinal. Fue dado de alta poco después y no volvió a tener problemas de hipo persistente ni de ningún tipo.

Pero, ¿cómo es posible que un tumor cause hipo continuo? Según los doctores que lo atendieron, el citado tumor irritaba los nervios que forman el llamado ‘arco reflejo del hipo’. “El tumor estaba presionando sobre las raíces de los nervios de la columna vertebral cervical. Este tipo de tumor es normalmente benigno, pero el problema es su gran tamaño”, aseguró el médico principal del caso, Mark Goldin.